Nuestra Historia

 

 


Tiene su origen en el Hospital que ya existía en Benavente, atendido por Hijas de la Caridad desde e1 18 de abril de 1890. Fue en el año 1893 cuando Sor Cleta, Hermana Sirviente, obtuvo el permiso para establecer unas escuelitas en el mismo Hospital, con el nombre de San Vicente de Paúl, para instruir a las niñas, especialmente en religión.

En 1908 el médico se opuso a que continuaran las escuelas en el Hospital, las Hermanas decidían abandonar las clases, pero el Sr. Vicario, D. Victoriano Para y Posa no lo consintió y obtuvo del Sr. Obispo de Oviedo una casa que el Obispado tenía en Benavente y se la cedió a las Hijas de la Caridad. Esta casa al parecer era muy vieja y la Comunidad se gastó mucho para arreglarla, pero al fin pasaron las escuelas a ella. La Comunidad del Hospital se divide en dos y en julio de 1908 queda establecida la fundación y como Hermana Sirviente Sor Engracia Alegría.

 

 Colegio San Vicente de Paúl COMUNIDAD DE HERMANAS EN EL COLEGIO DE LA CALLE DE LA RUA, AÑO 1947

 

 

Hay una nota del Obispado de Zamora firmada por el Vicario D. Benito Peláez, en la que certifica la erección canónica de Colegio San Vicente de Paúl el año 1902. Había en total unas 225 alumnas, divididas en párvulos -ambos sexos- medianas, mayores y niñas gratuitas. Para estas gratuitas había también una cantina escolar (comedor) que, por falta de sitio, comenzó en el Hospital, pero más tarde pasó a Colegio.

 


Colegio San Vicente de Paúl


Fotografía del año 1954

 

Sor Cándida era la que llevaba la cantina escolar (venían a clase y se quedaban a comer) gratuitamente.

   Para sacar dinero para el mantenimiento:

  • Cosían los sacos para la fábrica de harinas de La Ventosa.
  • Zurcían ropa.
  • Bordaban primorosamente en los ratos libres.
  • Había una junta que pasaba los recibos a las Voluntarias que daban un tanto para el mantenimiento de la cantina.
  • Sor Juana bordaba y daba clase de labor a todo el Colegio.
  • (Pasaban mucha hambre).

 

Colegio San Vicente de Paúl

 

 El 19 de noviembre de 1949, se autoriza el le tal funcionamiento del Colegio Privado de Enseñanza Primaria con carácter definitivo, por haberse cumplido con lo dispuesto en el Nº7 de la O.M. del 1 de noviembre de 1945.

   El 14 de enero de 1954 Sor Felicitas San Martín, es destinada desde El Entrego (Asturias) a Benavente, y gracias a unas notas que ella dejó escritas de su puño y letra, conocemos las aventuras pasadas hasta llegar a construir el edificio que hoy, más crecido y mejor, sigue llevando el mismo nombre que le diera en sus comienzos. Según se desprende de sus pequeñas notas, su antecesora, Sor Sabina Martín había comprado el año anterior el viejo Colegio en el que las Hermanas estaban viviendo y todavía debían 150.000 pts.

   Lo que nos está diciendo es que desde 1908 a 1953, vivieron en casa de alquiler y ahora cuando ya era suya porque la habían comprado, el buen P. Orcajo, que vino a darles un retiro al Hospital, les dice que no va al colegio porque es una casa muy vieja y tienen que hacer otra nueva. Esto fue como la chispa para comenzar a pensar dónde encontrarían unos terrenos para hacer otro nuevo, y fue el buen Párroco de Santa María, D.Eustaquio, quien le señaló como un buen lugar el cementerio viejo, propiedad de las tres parroquias. Le pedían por él 260.000 pts, ésto unido a la deuda que ya tenían fue lo suficiente para que los Superiores dijeran que esperaran.

 

 

Colegio San Vicente de Paúl

 

 

Una vez más la Providencia las sacó de apuros: en una comida que ofrecieron al Sr. Obispo de Oviedo y a los Sacerdotes de la ciudad, el Sr. Obispo pidió a los Sacerdotes que dejaran en 60.000 ptas, el precio del solar y ellos a su vez, principalmente D. Eustaquio, le pidieron al Obispo que les condonara a las Hermanas la deuda de 100.000 pts, lo que les fue concedido, así ya pudieron obtener el permiso de los Superiores para llevar adelante la feliz idea. Ahora comienzan las dificultades y los grandes apuros, era una obra demasiado grande, 5300 m2 mide el solar para tan pequeñas existencias. Según cuenta Sor Felícitas en su precioso escrito y las Hermanas que con ella lo vivieron, Sor Asunción, Sor Concepción y Sor Angela, les costó lágrimas muchas veces, y no pocas privaciones, pero gracias a su valentía hoy disfrutamos de esta preciosa casa que es la de todo el pueblo, donde se pueden seguir educando las jóvenes generaciones.

 

 El día 7 de mayo de 1956 se empezó la obra, bajo la protección de la Stma. Virgen. E1 17 de julio del mismo año, se hizo la fiesta de bendecir la primera piedra, y en el curso 1957-58, en octubre, ya estaban algunas clases preparadas, el 27 de noviembre de ese mismo curso, se celebra, por primera vez, la misa de la Virgen Milagrosa en la Capilla. Sor Felícitas resalta los apuros que pasaron para pagar obreros y facturas, y agradece a los familiares de Hermanas su ayuda económica, a la vez que hace constar, cómo en la Comunidad había mucha paz y unión, trabajando todas para que la obra fuera adelante. Se formalizó la escritura el día 29 de septiembre de 1958.

Colegio San Vicente de Paúl

 

 

Al mismo tiempo se hizo la escritura de la compra de un terreno de 287 m2 para granja que les venía muy bien para el arreglo de la casa, hoy convertido en parque infantil para Educación Infantil.

Si esta gran obra del Nuevo Colegio requería el esfuerzo de las Hermanas, no era menos necesario el que se necesitaba para llevar a cabo la que dentro se estaba realizando, de educar a las alumnas, que cada día iban en aumento y que las exigencias docentes cada vez eran mayores. Había una Escuela Parroquial totalmente gratuita, concedida por el Sr. Obispo, a la que asistían las niñas más pobres de la ciudad.

 

 

Colegio San Vicente de Paúl

 

 El 31 de octubre de 1958, fue clasificado como COLEGIO DE ENSEÑANZA MEDIA en la categoría de RECONOCIDO DE GRADO ELEMENTAL. Entonces aumenta el internado que ya existía en el Colegio Viejo, y mucho más cuando al curso siguiente, 21 de agosto de 1959, fue clasificado como RECONOCIDO DE GRADO SUPERIOR.

 Comienza por estas fechas una gran emigración, a países extranjeros y también a otras zonas de España más ricas que las tierras zamoranas. Muchos matrimonios jóvenes buscan mejorar su situación y dar a sus hijos lo que ellos no tuvieron, dejan a sus hijos pequeños con los abuelos o familiares  más cercanos, que los llevan al Colegio para que se eduquen,  pero también para deshacerse un poco de su responsabilidad  y a su vez los padres estar más tranquilos. Tuvimos muchas  niñas de emigrantes en estos años que estudiaban el  bachiller aquí para después continuar sus estudios, o colocarse cuando tenían trabajo. Tuvo mucha importancia el  internado por esta época, no sólo de hijos de emigrantes  sino también de los que vivían sus padres en el pueblo.

 

Fue en 1964 cuando al hacer la división en  provincias, esta casa acogió a las aspirantes, que estaban en Astorga y Carrión y pertenecían a la recién estrenada Provincia de S. Vicente.

 

 

Un cambio de enseñanza en el curso 1974-75, cambia también el curso de las cosas, no se puede seguir con el bachillerato porque el Ministerio no lo subvenciona como en los centros estatales, y por seguir las directrices de la Provincia Canónica respecto a estos centros. Se pide el cese y se obtiene la autorización de clausura, el día 8 de julio de 1974, con el consiguiente disgusto de los padres de las alumnas que se oponían a llevar a sus hijas a otro centro, por lo que se tomó la decisión de que se quedaran como residentes hasta que terminaran el bachiller en el Instituto. Se solicita entonces la autorización para el funcionamiento de doce unidades de E.G.B. y se obtiene dicha autorización con clasificación definitiva, por Orden del 16 de enero de 1976. Esta obra comenzada en 1956, no estaba terminada, le faltaba un salón de actos, muy necesario en estos tiempos de reuniones y de tanto dinamismo para podernos sentar todos juntos: padres, profesores y alumnos y donde poder celebrar nuestras fiestas.

 Esto hoy es una realidad, gracias a la feliz idea de Sor Mª Paz Irízar, Hermana Sirviente, de llevar a todas las niñas a la Capilla para recibir a Sor Mª Luisa Rueda, Asistenta General, que con Sor Mª Luisa Luquin, Visitadora de la Provincia, estaban visitando todas las casas. Al ver que el recinto mayor de la casa era insuficiente para tantas personillas, pues llenaban además el pasillo bajo desde la iglesia al primer piso, debieron apoyar para que el Consejo concediera el permiso pedido muchas veces, de comenzar la construcción.

 

 

 Colegio San Vicente de Paúl

 

 

 Colegio San Vicente de Paúl

  

 

Fue ésto en diciembre de 1987 y el 19 de junio de 1989 se inauguraba el nuevo y último departamento que completa la obra: un hermoso salón con un gran gimnasio encima.

 Esta vez, la financiación de las obras se hizo desde la Provincia Canónica de San Vicente, gracias a las aportaciones de las Casas de las Hijas de la Caridad.

 En el curso 95-96, el Colegio estaba reconocido por orden del 17 de marzo de 1.995 (B.O.E. del 10 de abril) del modo siguiente:

  • Centro de Educación Infantil de segundo Ciclo. Seis unidades.
  • Centro de Educación Primaria, 12 unidades.
  • Centro de Educación Secundaria Obligatoria, 8 unidades.

 

BONITA HISTORIA PARA UN HERMOSO COLEGIO
 
 

 En la actualidad, Octubre de 2.013, todos los niveles están concertados:

 

  • Educación Infantil, seis unidades: 132 alumnos.
  • Educación Primaria, doce unidades: 277 alumnos.
  • Educación Secundaria, ocho unidades: 203 alumnos.
  • Aula de Integración.
  • Aula de Compensatoria